El concepto ciberseguridad, tal y como lo conocemos hoy en día, nació de la necesidad de las compañías de proteger sus sistemas informáticos de todas las amenazas que conlleva su uso. Inicialmente, se llamó “Seguridad Informática”.

Su objetivo es, por un lado, prevenir y contrarrestar los ataques informáticos, y por otro, educar a los usuarios sobre cómo hacer un uso adecuado y responsable de Internet.

Inicio de la ciberseguridad

 

Se considera a Nevil Maskelyne el primer hacker de la historia porque en 1903 interceptó la primera transmisión de telégrafo inalámbrico. Así mostró las vulnerabilidades que tenía este sistema de comunicación.

John Draper, conocido bajo el apodo “Captain Crunch”, se le considera el primer ciberdelincuente. A través del sonido emitido por un silbato que regalaban en las cajas de cereal de “Cap’n Crunch”, consiguió engañar a la señal de la central telefónica para poder realizar llamadas gratuitas.

A raíz de estos acontecimientos y debido a los avances tecnológicos, han aparecido a lo largo de la historia, nuevos hackers y nuevas maneras de “hacer el mal”. Pero a medida que las ciberamenazas se desarrollaban, la ciberseguridad progresaba a la par, para poder hacer frente y protegerse de estas nuevas amenazas cibernéticas.

¿Qué está ocurriendo con la ciberseguridad?

 

En los últimos meses, los medios de comunicación publican continuamente fraudes que se han cometido a través de Internet. Este considerable aumento de la ciberdelincuencia ha obligado a las empresas, tanto públicas como privadas, a aumentar su presupuesto en ciberseguridad.

Ahora bien, ¿qué implica invertir en ciberseguridad? Debemos invertir tanto en medidas técnicas de seguridad como en formar a las personas. De esta manera, conseguiremos hacer un uso adecuado de los dispositivos, estando protegidos y sabiendo cómo actuar si somos víctimas de un ciberataque.

 

¿Solo afecta a las empresas?

 

La respuesta es no. Todos somos vulnerables a las amenazas que están en Internet.

Las medidas de seguridad las consideramos como algo que no nos influye, que no está relacionado con nosotros, y que solo deben preocuparse de ellas las PYMES, pero, estamos muy equivocados. Cualquiera de nosotros, seamos usuarios domésticos o tengamos una empresa somos susceptibles de sufrir un ciberataque.

Antes, los ciberdelincuentes solo atacaban a las grandes compañías y organismos públicos, pero ahora las posibles víctimas podemos ser todos.

Para poder evitar los riesgos que el uso de Internet conlleva debemos tener ciertos conocimientos sobre ciberseguridad.

Los ataques pueden llegar desde muchas vías, correo electrónico, páginas de Internet fraudulentas, suplantación y robo de perfiles de redes sociales, y un largo etcétera.

¿Qué consecuencias pueden tener los ciberataques?

 

  • Pérdidas económicas, piden un rescate, o directamente te roban el dinero en tu cuenta. Muchas veces, también pagas por productos o servicios que nunca recibes
  • Robo de datos, fotografías, documentos… empresariales, personales y comprometedores
  • No poder trabajar durante un tiempo, puesto que los dispositivos están encriptados
  • Sanciones y delitos si te suplantan la identidad

¿Qué debemos hacer?

 

Formarnos. Es fundamental.

La formación nos aportará los conocimientos necesarios para poder evitar y saber mitigar las consecuencias del uso de Internet.

Las inversiones en ciberseguridad aportan resultados positivos tanto a corto como a largo plazo. Puede que algunas resulten muy costosas, pero el día seas víctima de un ciberataque y estés protegido y con las medidas de seguridad adecuadas, y puedas hacerle frente de manera victoriosa, te darás cuenta de que esa inversión ha valido la pena. Las pérdidas, tanto económicas como sociales de un ciberataque, superan con creces a la inversión en ciberseguridad que debes hacer para evitarlas.

 

Conclusión

 

El término ciberseguridad lo consideramos futurista, puesto que muchas veces no somos conscientes de que la realidad es que está presente en nuestro día a día, tanto en el trabajo como en casa, y en todos los dispositivos con acceso a Internet.

Puedes empezar a protegerte con el curso online de Ciberseguridad Laboral y Personal. Y si tienes una empresa y quieres saber qué medidas de seguridad tienes que implantar, puedes conocerlas en Grupo CFI.

Inscríbete a nuestra newsletter y recibirás gratuitamente la guía “Las 5 claves imprescindibles para gestionar una brecha de seguridad”

Elaborada por Julio César Miguel, DPO Certificado nº CP-X3-0038/2018.

Términos y condiciones

Has sido añadido a nuestra newsletter