Los últimos escándalos de Facebook, en los que un total de 50 millones de usuarios fueron analizados para obtener sus resultados, estadísticas y muchos más datos con el objetivo claro de manipular a esas personas, sirven como prólogo de actualidad para esta nueva figura.

A través de ese análisis, se logró obtener cual sería el contenido del tema o tono que se usaría en el mensaje para poder cambiar la forma de pensar de los votantes a las elecciones de Estados Unidos de una forma individualizada, con el objetivo claro de influir en ellos para que votasen a Donald Trump.

¿Y cómo se hizo? Pues a través de un test confeccionado por Cambridge Analytica  y que 265.000 personas rellenaron y dieron acceso a su información privada y a su red de amigos, sin el consentimiento de estos últimos. Facebook indica que ya no es posible que una aplicación acceda a la información personal y de los amigos de los usuarios. Pero cuando esto ocurrió, dicha opción era parte la configuración que cada usuario de Facebook le daba.

Escándalo de Facebook

¿Qué es el DPO en las empresas?

¿Y qué tiene esto que ver con una nueva figura? Pues que a partir del 25 de mayo de 2018 debe existir en numerosas empresas y absolutamente en todas las administraciones públicas la figura del DPO, Delegado de Protección de Datos .

Esta figura se debe encargar de asesorar y supervisar el cumplimiento de la normativa de protección de datos, prestar la debida atención a los riesgos asociados a las operaciones de tratamiento de los datos personales (como es el caso descrito anteriormente) y anticiparse a los posibles daños que se puedan causar a los derechos y las libertades de los ciudadanos, así como al derecho a la protección de sus datos personales.

Derecho a la protección de datos personales

El DPO actuará con independencia y será también el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, con la que cooperará para el cumplimiento de la normativa. Para cubrir la demanda de Delegados de Protección de Datos, según indica la Asociación Internacional de Profesionales de la Privacidad (IAPP), serán necesarios unos 75.000 profesionales en Europa.

En cuando a la retribución de estos profesionales, será sumamente interesante debido a las grandes sanciones que puede acarrear hacer un mal uso de los datos personales por parte de la entidad. Y tu, amigo, ¿te has parado a pensar en la importancia, cada vez mayor, que está tomando la privacidad en Europa?

También te puede interesar